1. ¿Qué tipos de coche eléctrico hay?

Hay tres tipos de vehículos propulsados en mayor o menor medida por electricidad. Primero, el híbrido, con doble motor: uno de combustión, que actúa como el principal, y otro eléctrico, en el que la batería se recarga con el propio motor cuando reduce su velocidad. En segundo lugar, está el híbrido enchufable, en el que la batería también puede recargarse directamente desde un enchufe. Finalmente, el eléctrico 100%, con propulsión exclusivamente eléctrica y recarga desde enchufe.

2. ¿Dónde se puede recargar?

Hay dos tipos de punto de recarga: los públicos y los privados. Cualquier usuario puede instalar una estación de carga en su garaje particular o comunitario, siempre que sea colocado por un profesional autorizado y cumpla los requisitos legales.

3. ¿Qué autonomía media tiene?

Las baterías ofrecen una autonomía que van desde los 200 kilómetros hasta más de 400. La duración dependerá del uso que se haga del coche ya que, al contrario que los de combustión, los vehículos eléctricos consumen menos en los trayectos urbanos. SEAT lanzará al mercado 6 nuevos modelos eléctricos e híbridos enchufables hasta principios de 2021.

4. ¿El coche eléctrico supone cero emisiones?

Se consideran de cero emisiones locales desde el punto de vista del propio vehículo. Además, también es más sostenible desde el punto de vista del ciclo global de vida del coche: entre un 17% y un 30% menos de emisiones, dependiendo de si lo comparamos con un vehículo diésel o gasolina. Para fomentar la circulación de vehículos sin emisiones locales, en Europa se están aplicando diversos incentivos. En España hay incentivos en la compra y muchas ciudades europeas tienen beneficios específicos, como aparcamiento y peajes gratuitos, carriles preferentes de acceso y libre acceso de estos vehículos a zonas restringidas a la circulación.

5. ¿Es más caro que un coche convencional?

Los vehículos eléctricos son cada vez más accesibles. De hecho, el compromiso de SEAT y del Grupo Volkswagen es producir coches eléctricos “para millones y no para millonarios”. La mejora tecnológica ayuda a reducir el precio de los modelos eléctricos. Por ejemplo, el coste de las baterías se ha reducido en un 80% en la última década.

También hay que tener en cuenta que el coste de la electricidad es sensiblemente inferior al de la gasolina y el diésel. Además, se calcula que los costes de mantenimiento de un eléctrico son solo un tercio de los de un vehículo con propulsión convencional. Y, por último, en la mayoría de países los compradores pueden acceder a ayudas públicas o reducción de impuestos al adquirir un eléctrico.

Para SEAT Marineda Motor, la creciente accesibilidad del coche eléctrico en todas sus vertientes se combinará con otras opciones sostenibles como el GNC (Gas Natural Comprimido), para dar a nuestros clientes una solución de movilidad adaptada a sus necesidades.